Inicio MDA

Entre tu y tú esencia... por Julio Cesar Scheiber Reina

Mensajes del Alma

Diálogos con mi Alma... (Canalización a través de Registros Akashicos)

Le pregunte a mi Alma ¿Quién eres? -"Tu alma" - me contesto... Claro, una respuesta obvia para una pregunta poco inteligente. Le pregunte entonces por mí... ¿Quién soy? ¿Qué papel juego en este universo de turno? Le pregunte sobre mi "Misión". Sobre esto último, me dijo -"Depende de la visión que tengas de ti mismo... si crees o piensas que debes cumplir cierta tarea en esta "oportunidad"... pues realízala, no te preguntes, actúa... has todo aquello que creas que debes hacer"... "cuando crees en algo es porque puedes, porque ya lo has vivido..."

Volví a preguntarle ¿Quién soy?... Después de un largo silencio, como dándome la oportunidad de cambiar la pregunta, me dice - "Lo eres TODO... Eres el universo mismo, eres capaz de cambiarlo TODO... ¿Por qué te preguntas quien eres, cuando tienes en tus manos el poder de ser aquel que quieres?" - No le entendí, mas, esa pregunta quedo resonando en mi cabeza. Muchas veces perdemos tiempo en querer saber y no somos directamente lo que queremos. - "Estas dormido" - me dijo - Pues ¿Cómo hago para despertarme? ¿Acaso estoy soñando todo esto que vivo? - "Estas viviendo la ilusión de otros... Cada uno de vosotros, sois capaces de crear una ilusión diferente, un universo diferente y compartirlo con TODOS, sin perder la identidad que os hace únicos..." - Quede pensando... Si somos TODO... y si estoy viviendo la ilusión de otros... ¿esa ilusión no es también mía? - "En lugar de hacerte tantas preguntas, coloca tu mano en "tu" corazón, y siente, escucha, cierra los ojos y observa... Si te hace feliz, es tu ilusión, sino... ya sabes lo que tienes que hacer." - ¿Qué tengo que hacer? - Pregunte - "No has entendido, aun duermes..." - Prosiguió sin alterarse siquiera frente a mis dudas - "De todas maneras, no te apresures a despertar... Mantente observando, sin abrir los ojos, no saques la mano del corazón, aprende a escuchar a tu corazón y no solo a sentir sus latidos... deja que las emociones te hablen y escúchalas... solo así sabrás y darás luz a tus "cuestiones..."

Durante el día de ayer, me quede escuchando a mi corazón cada vez que tenía la oportunidad. Me di cuenta de lo mal que estaba, no por enfermedad, sino por la situación a la que me enfrentaba, claro, como no estar tan alejado de mi corazón si no tenía la certeza de que lado estaba... si mas a la derecha o más a la izquierda... ¡como para escucharlo! Es que vamos tan apurados detrás de "nada", que nos perdemos las cosas más hermosas y simples como ser escuchar, sentir, observar los latidos de nuestro corazón. La coherencia que experimente al colocar mis manos en el, después de un largo proceso de "averiguar" de qué lado estaba, es tal que no se puede explicar con palabras... y solo estuve en la tarea por pocos minutos cada vez (siempre impaciente detrás de NADA)... los que me permití.

Hoy le pregunte a mi alma sobre mis vidas anteriores -"¿Qué quieres saber que no recuerdes?" - me contesto. Quede pensando un instante si de verdad quería saber... porque, a veces, uno prefiere olvidar antes que recordar. Entonces vinieron a mi mente muchos recuerdos de sueños... algunos disparatados, otros recurrentes, sin sentido, y otros tan reales que al despertar dudabas... - "Cada sueño, encierra un mensaje, me comunico a diario contigo mediante símbolos, los símbolos que tu reconoces o que supuestamente deberías reconocer... Podría ser más directa y usar una simbología más simple, pero no la entenderías. Tu mente está acostumbrada a complicarse en dos simples pasos, pero veo que aunque te hable en tu mismo "idioma" no comprendes, sigues dormido" - ¡Otra vez con la dormidera... ¡¿Por qué dices que sigo dormido? ¿Cómo hago para "despertarme" entonces?!

-"Hombre, que poco te conoces, que poca fe tienes en ti mismo... No intentes abrir más los ojos para despertarte porque más se cerrara tu comprensión y tu fe... El despertar pasa por aceptar, por creer en lo que sientes, por sentir más que por ver... lo accesible a los ojos es una simple interpretación de tu complejo sueño". - ¿Cómo puedo, entonces, simplificar...? -"Nada es simple desde una conciencia dormida... y cuantas más cuestiones nos hagamos, mas dudas surgirán.

Dedicas mucho tiempo a mirar y muy poco a OBSERVAR, mucho tiempo oyendo y no ESCUCHAS... Date un tiempo cada día para OBSERVAR, ESCUCHAR, SENTIR y aceptar las cosas como son: si una flor es roja, no te preguntes porque tiene ese color, solo disfruta las sensaciones que te brinda... No te preguntes por que hace tanto calor o tanto frio, permítete sentir ese calor o ese frio y presta atención a sus sensaciones, a lo que pasa por tu piel, deja que el termostato natural de tu cuerpo actué como es debido... Disfruta los colores, los aromas, deja que la piel se te erice y que tus mejillas se ruboricen cada vez que sea necesario. Enamórate una y otra vez... llora de alegría y de tristeza... ríe hasta que te duela la panza. Acepta todas y cada una de las sensaciones que te regala el día, todos los días... y perdónate por no haber disfrutado el día de ayer. Cada día es una nueva oportunidad para DESPERTAR."

-¿De qué lado estarás cuando despiertes? Porque un día despertaras y no sabrás a ciencia cierta quién eres, ni que haces. Eso será perfecto, porque habrás dejado de "pertenecer" para comenzar a "ser". Comienza hoy a preguntarte y despierta, cada día, un poco mas de "tu lado"... a "tu lado"...

"No ocupes tu tiempo en buscar... recuerda todo aquello que ya sabes. Fuiste feliz más veces de lo que imaginas, has sido abundante. Tu cuerpo ha enfermado infinidad de veces y se ha recuperado sin que te dieras cuenta. Tu equipaje traía lo necesario... El espacio libre no era para llenarlo de banalidades, sino para disfrutarlo y fluir en libertad... Recuerda, todo está en tu ADN, en tu Akasha..."

-"¿Hoy me preguntas sobre Dios? Veo que no has estado atento. Presiento que aun sigues buscando sin entender que ya lo sabes todo.

Bien, comenzare por el principio, porque en cada principio está Dios, en cada nuevo despertar... En primer lugar, ese Dios que tú nombras, es tu creación, y como cada uno de ustedes, en la tierra, tiene la libertad de creer y crear, es que hay muchas formas de una misma divinidad, de una misma esencia. Diferentes formas, distintos nombres.... Os distraéis buscando afuera lo que siempre ha estado (y esta) en vosotros. No busquéis a Dios en los templos, estos son solo una referencia. Ve al templo si quieres, pero sabiendo que a Dios lo llevas contigo, entra contigo y se va contigo...

Dios es esa sensación de tristeza cuando crees que los has perdido todo. Es esa sensación de alegría cuando crees que has llegado a la cima. Cuando amas, ese es Dios. Cuando aprecias cada una de tus creaciones, cuando aprecias la naturaleza con todos sus seres. En la sencillez de una mirada o en la complejidad de la tecnología y la ciencia. En cada una de tus células, ahí está lo que tu llamas Dios. No veneres la forma de Dios, venera la esencia, venera tu divinidad, y de esa forma estarás sintiendo su presencia. Si eres capaz de amar, de reír y llorar, estas en el camino correcto... Cierra los ojos para encontrar o recordar a Dios, y ábrelos simplemente para ver el camino y maravillarte de tu creación..."

-Háblame de la felicidad... -¿Qué harías con ella si la tuvieras?

-No se... ¿Disfrutarla? - Tal vez. La felicidad, igual que la sabiduría y el amor, no se busca, es una decisión. Se preocupan por terminar una carrera o tener hijos para ser felices. Los hay quienes buscan el amor de "su vida", y pierden gran parte de la vida en su búsqueda. Y otra vez estamos hablando de "buscar", en este caso, buscar la felicidad..

Buscar la felicidad es negar la tristeza, porque piensan (o les han enseñado) que no es bueno estar tristes, es no aceptar el fracaso, es el miedo a la soledad... Tu felicidad, te hara responsable de la felicidad de los otros.

Acepta la tristeza, y la felicidad vendrá como por arte de magia. Pero no se quedara contigo... La felicidad se comparte. Si la encierran se aburrirá y tendrá miedo de perderse. Si bien, el creador, quiere que seas feliz, la decisión de serlo esta en tus manos. Puedes ser feliz con mucho, con poco o con nada, ahora o más adelante. Las razones te sobran para ser feliz. Se agradecido con lo que tienes antes de pedir más. La felicidad necesita espacio para fluir en libertad. Por eso, suelta lo que no te sirva, no tengas más solo por acumular. Ya lo tienes todo.

No olvides que la felicidad está hecha de momentos, y a mayores momentos compartidos, mayor felicidad...

Todo será distinto cuando comprendamos que la competencia es con nosotros mismos, no con los demás. El hombre cambiara, la política cambiara, la manera de construir el mundo cambiara. Pero tenemos que comprender que la competencia es con nosotros.

Superarnos a nosotros mismos, sin importar lo que el otro tenga o haga. Complementos. El mundo necesita complementos, el mundo no necesita figuras ilustres, sino corazones ilustres que estén dispuestos a cambiar y superarse, a recordar, a amar, a amarse...

Nadie puede quitarnos lo que tenemos, somos nosotros los que lo perdemos. En el universo esta todo. Pero no en ese universo abstracto que casi siempre pensamos o que nos hacen ver... Es el universo que ves cada día cuando despiertas.

Levanta la vista, esa es tu creación, esa es la realidad que has creado ¿no es maravillosa? Entonces, ¿a que le tienes miedo? Si eres capaz de crear todo esto...

Recuerda que estas aquí para aprender, por un tiempo, no vas a estar para siempre, entonces ¿Por qué pierdes el tiempo? ¿Por qué no disfrutas cada segundo, cada minuto, cada hora, cada día?

Disfruta, vence tus miedos tomando acción, sea cual sea. El miedo es una señal para que actúes, no para que te paralices...

¿Que es Dios para ti? Dios es naturaleza, Dios es la tecnología. Dios es lo que sientes. Tú eres una parte de todo ese Dios. Tú tienes el mismo poder de Dios... pero sobre ti, no sobre los demás... tienes poder sobre tu realidad. Poder de perdonarte... tienes el poder creador, el poder del amor. Deja el poder de la destrucción solo para Dios. El sabrá que cosas ya no sirven, y las ira desechando, irá haciendo espacio para que tu sigas creando... desde el amor y la compasión... todo lo que este de mas, el lo ira destruyendo.

Confía. Elige vivir en paz, acepta tus errores, acepta tus miedos, la oscuridad, y acepta también la luz.

Recuerda, todo lo que te pasa, ya lo has convenido. Todo es para recordarte quien eres, incluso lo que tú llamas enfermedad es un recordatorio. Recuerda que tú tienes el poder de sanarte, si quieres...Lo que tu llamas enfermedad es la negación de la salud. Ninguna enfermedad es incurable. Los síntomas de la enfermedad sobrevienen cuando tienes miedo de perder la salud, porque no confías. Tienes un cuerpo perfecto, tiene el estado de salud correcto.

Si el creador no te dio buenos ojos para observar el mundo material y físico, es porque debes mirar más hacia adentro. Si el creador no te dio el don de la voz... es porque debes hablar con el corazón. Si no te dio la capacidad de caminar, es para que estés ahí y para que los navegantes vengan a ti... Si no puedes correr, es porque tienes que ir despacio.

Tienes que tener la capacidad de amar y de odiar. El bien está determinado por la ausencia del mal, el mal es la ausencia del bien, uno sin el otro no pueden existir. Tú decides de qué lado estar, tú decides vivir la experiencia que necesitas para la evolución.

No te aflijas, todo es perfecto.

Hoy observa, solo observa... Detén esos momentos que la mirada refleja en la naturaleza, tu creación, y hazlos vibrar en tu interior. Lleva tus manos al centro del pecho y solo observa aquello que has creado... Puede ser la naturaleza, un árbol, un pájaro, tus mascotas o la tecnología que usas a diario... solo observa, lleva al centro de tu pecho, debajo de tus manos, esa imagen, esa creación y hazla vibrar. Deja que tu creación se comunique contigo... no preguntes, no esperes respuestas, solo siente... Has que debajo de tus manos, eso que creaste, el árbol, la puesta de sol, ese amanecer, ese mar, ese rio, esos seres... vibren en el centro de tu pecho.

Son tus creaciones, son tus realidades. En otro momento te diré como cambiar esas realidades que no vibran en ti... ahora solo siente...

¿Hoy hablamos del Amor? Bien, Para hablar del amor verdadero, ese amor que crea, el amor que sana, debemos primero liberarnos de muchas creencias, también de la necesidad de juzgar, porque actualmente juzgar se ha convertido en una necesidad del ser-humano, una necesidad tuya.... ¿Por qué? Porque tienes miedo de verte reflejado en los demás, en sus realidades, que son parte también de tus realidades. Al juzgar estas depositando lo que llamas culpa, que en realidad es responsabilidad, en esas personas, en esos actos, en todo eso que enjuicias, y apartas de ti ese sentimiento de amor...

Estas poniendo en tela de juicio tus propias aptitudes, tu estima por ti y por los demás. Juzgas tus capacidades de perdonar, de crear, de ser realmente lo que vienes a "ser". Al juzgar dejas que el ego tome las riendas, dejas que tu parte intelectual se apodere de tus acciones, de tus pensamientos, de tus decisiones. Y cuando hablo de juzgar, también me refiero a cuando juzgas en positivo, cuando dices que esto está bien, que esto es hermoso. No digo que sea fácil observar la belleza sin exclamar... pero de esta manera estas dejando lugar para lo que no es hermoso, para lo que no está bien o para lo que tú crees que no es hermoso o está bien... si aceptas la belleza, aceptas también la fealdad, si aceptas lo positivo aceptas la existencia de algo negativo. Nada es bueno y nada es malo, solo es...

Cuando juzgas, no estás mirando con ojos de niño, puros e inocentes, de esa manera es imposible encontrar el amor... No solo el amor de pareja, sino también el amor de los hijos, de los amigos, de tus creaciones.

El amor está libre de etiquetas, el amor está libre de creencias. El amor esta en tu mirada, en la caricia, en cada palabra bien empleada, en cada susurro, en cada sonido de la naturaleza, en cada beneficio que nos otorga la tecnología.

Por eso no te puedo definir que es el amor, y porque no estoy aquí para darte respuestas, simplemente soy tu guía. No olvides que estas aquí para aprender, para enseñar, para disfrutar... y si te doy la respuesta no habrás aprendido nada... disfruta, porque disfrutar es disponer de los frutos de tus creaciones...

Siempre que tengas dudas sobre el amor... vívelo, siéntelo... si te hace llorar es amor, si te hace reír es amor, si te hace vibrar es amor... todo es amor... Lo que pasa, es que haces demasiadas preguntas y no vibras, vibrar es vivir sintiendo la inspiración divina. Date permiso para no saber. No quieras tener todas las respuestas.

Los grandes sabios no tienen todas las respuestas, tienen vivencias, mas fracasos que aciertos, tienen alternativas y están dispuestos a aprender, a enseñar... Todos ustedes fueron grandes sabios...

De dónde venimos es hacia dónde vamos. No existe un lugar mejor para regresar que el propio hogar, tu propia Akasha.

Cuando tus padres ya no estén, cuando tus padres hayan regresado a su propia Akasha, en tu hogar, siempre habrá alguien esperándote. Busca a tu niño y encontraras a tu alma.

No es malo volver á tu origen donde lo tienes todo, lo malo es quedarte en la nada sabiendo que nada te falta.

El origen de todo, está en ti, porque al igual que tu creador, tu creas lo que ves, tu pensamiento es poderoso. Reinvéntate, aun estas a tiempo.

El sol sale todos los días. Tú puedes nacer de nuevo todos los días, si te lo propones, si quieres... Eres libre para vivir, eres libre para morir. Eres libre de crear o vivir la creación de los otros. Tú eliges, siempre eliges, siempre estas tomando decisiones, aunque no decidas que hacer estás decidiendo que cosas harán los demás por ti.

Vuelve a tu origen, aliméntate, encuentra a tu niño, diviértete, protégelo. Prométele, cumple... Las promesas que te hagas a ti son inquebrantables.

Convierte tu corazón en tu casa, en tu hogar. No me refiero a un hogar físico, tu hogar esta dentro de ti. Tu hogar, tu Akasha, tu origen está en ese hermano que atiendes, está en tu obra, en tu creación, en tus palabras cuando no hieren, en tus pensamientos cuando creas realidades distintas. Tu hogar esta cuando te permites divertirte, cuando te permites reír, llorar, cuanto te permites equivocarte, ese es tu hogar. Pero no te quedes en el llanto, en la risa, tú puedes más... mucho más.

Reinvéntate cada día. Cada día que no tomes una decisión es un día que no vuelve, es un tiempo que se pierde. Cuando tu no tomas un decisión, hay otros que están decidiendo por ti como será el mundo, como será la nueva tecnología, como será el clima... Deciden que es lo que los hara felices, lo que los hara dichosos, abundantes, sanos. No te sientes a esperar, no te quedes en tu zona de confort esperando que los demás tomen decisiones por ti. No te acomodes, se parte de la creación, porque tú eres parte de la creación, y aunque te parezca que no estás creando nada... lo estas creando todo...

Preguntas frecuentes:

¿Eres feliz conmigo? ¿Te hago feliz? No soy feliz contigo, tampoco me haces feliz. La felicidad no es una condición ajena...Tu felicidad... no depende de la felicidad de los demás. "Tu no me haces feliz ni me haras feliz". La felicidad, podríamos decir, es un estado egoísta, desde el más divino aspecto. A la felicidad la encuentras en las sensaciones, en tu interior. Si tu felicidad me contagia, es otra cosa, puedo sentirme bien por tu felicidad, puedo estar alegre por tu felicidad, pero no puedo ser feliz solo por tu felicidad, la felicidad es individual, soy feliz porque me siento feliz. No va a depender de que tan bien o que tan mal me trates. Tampoco la felicidad es esclavitud, no es dependencia de alguien o algo, de si tengo o no tengo, de si me quieren o no me quieren. La felicidad depende de si tú mismo te quieres, la felicidad depende del respeto hacia ti, del amor que te tengas.

Seremos verdaderamente felices cuando alcancemos un estado natural de desapego, de las cosas, de las personas... pero mientras tanto, la felicidad serán momentos, que para ti quizás sean minutos, horas, algunos días, algunos meses, pero para tu divinidad, para tu alma, esos momentos son eternos. Por eso, no dependas de que el otro, de que la otra persona te haga feliz, de que la otra persona sea feliz o la veas feliz para tu estar feliz o contento. Busca siempre sentirte feliz o contento. Busca siempre sentirte feliz, sin depender, a pesar "de"... disfruta el sol, la lluvia, los amigos... disfruta la familia, la pareja, disfruta la naturaleza, tus mascotas... la tecnología, que este a tu servicio, al servicio de tu búsqueda continua, de tu entretenimiento. Disfruta todo lo que has creado, solo así, podrás encontrar esos momentos de felicidad y siempre querrás volver a ellos... y siempre vuelve a ellos aunque por momentos sientas que el mundo se te cae en pedazos, busca en tu interior ese momento de felicidad y revívelo una y otra vez. La felicidad son momentos creados por ti, tienes esa capacidad, créetelo y comienza a crearlos, mira a tu alrededor, sale afuera, sale de la caja como se dice ahora, tienes un espacio infinito para volar, lo que no sabes o crees aun, es que tienes alas... puedes volar a donde quieras, solo te lo tienes que creer. No esperes la felicidad eterna, la felicidad completa, porque no va a llegar, hasta ese momento en que te desapegues por completo y de forma natural, de este mundo que has creado, en esta realidad, la felicidad será "momentos". Créalos y créetelos, no esperes a tener, no esperes a hacer, porque ya lo eres y lo tienes todo. Eres creación divina, y eres creador divino...

¿A quién le estas dando permiso para tomar tus decisiones? ¿A la mente o a tu corazón? La mente fue creada para dirigir las funciones de nuestro cuerpo, para conservar tu "templo" de pie (tu cuerpo).

Los templos, en un principio, fueron levantados para alojar a la divinidad. En ellos, se les dio permiso a ciertos personajes, para controlar quien entraba y quien salía, y la divinidad se hizo a un lado. Con tu mente es igual, cuando permitiste que la mente, el ego, tomaran tus decisiones, la divinidad se hizo a un lado, tu corazón se hizo a un lado, porque tú eres libre de para tomar tus decisiones, para elegir quien te gobierne.

El corazón es amor, respeto, cordialidad, compasión... La mente es avasallante, es el poder por el poder, es arrogancia, es interesada...

Cuando entras a un templo pidiendo permiso, entras a un lugar que no es el tuyo. Cuando entras a tu corazón sin pedir permiso, entras a tu casa donde te espera tu Alma, tu divinidad, el universo mismo. Si pides permiso para entrar en tu corazón estas entrando al templo equivocado.

Tu cuerpo es tu templo, no necesita quien lo gobierne, quien decida.

Es hora de cambios, es hora de tomar decisiones, es hora de quitarle el poder a quien nunca debió tenerlo... Tu mente, tu ego, están a tu servicio, están al servicio de tu corazón, están al servicio de Dios.

Dios está en todos los templos, pero si tiene que pedir permiso o aceptar condiciones para entrar... cuidado.

Para organizar ciudades, países... por ahora, es necesario un gobierno, una autoridad, pero, para organizar tu templo, tú casa, tu hogar, tu Akasha, no es necesario darle el poder a nadie, porque tú eres el único Rey todopoderoso de tu templo. A tu templo, tu entras y sales con dios. Tu corazón decide...

Cuando regreses trae tus apuntes, lo aprendido en esta vida no se olvida. Recuerda, tu Akasha no tiene olvido, la memoria no tiene olvido.

Lo que tú llamas olvido, está en tu zona de confort, el aprendizaje requiere acción, el aprendizaje requiere movimiento. Así como la vida es movimiento, cambio constante, el olvido es una excusa para no para no actuar... Sal de tu zona de confort, la vida te espera afuera.

Solo podrás recordar aquello que has vivido, aquello que has aprendido. A veces necesitas un estimulo para recordar lo que aprendiste, suelen ser fuertes experiencias, pero no tan fuertes que no puedas con ellas...

El movimiento que te pido no es que corras mas, no es que saltes mas... es que hagas que sucedan las cosas...

Busca en tus vacios, aunque la palabra correcta no sea "buscar", sino "recuerda" en tus vacios... Tus vacios son grandes espacios de sabiduría a los que acostumbras a llenar con vicios.

Los "vacios" son esos largos silencios, o pausas, en las que tú crees que deberías estar haciendo "algo".

Si caes en medio del mar, en aguas profundas, y comienzas a moverte desesperadamente intentando salir, solo te hundirás mas y rápidamente. En cambio, si te entregas a sus brazos, el mar te acunara entre sus olas y te mantendrá a flote...

No les temas a los vacios, ellos contienen lo que te falta.

Si buscas ansiosamente, con vehemencia, incansablemente, dinero, salud, mejores relaciones... ¿Qué crees que encontraras? Encontraras eso que tanto buscas tarde o temprano. Pero, te perderás lo que tengo preparado para ti, lo que convenimos antes de que dieras el salto a esta dimensión...

Está bien que quieras lo mejor que te puede ofrecer este mundo, y que lo tengas, mas, respeta tus vacios, tus pausas, tus silencios, ya que en ellos está escrita tu vida...

¿A dónde vamos al morir? - ¿A quién te refieres? ¿A tu cuerpo o a Ti?

Si te refieres al cuerpo, la ciencia tiene la explicación, tú ya lo sabes... Si hablamos de "ti"... "tu" ya lo sabes, solo que no recuerdas...

Morimos a cada segundo, a cada instante... ¿Qué ves cuando despiertas? ¿Qué sientes? ¿Dónde te encuentras?... cuando "mueres" no vas a ningún sitio, porque no estás en ningún sitio en particular, estas en "todo", vienes del "todo" y en el permaneces. Lo único que "muere" (desaparece o se transforma) es tu "tiempo" y con el va "muriendo" tu cuerpo.

La muerte no existe, es una justificación del "renacer", de "volver a vivir" a cada instante. Te has inventado un tiempo para justificar tu existencia, para hacer "algo bueno" antes de morir... Yo no te pedí eso, yo no te puse una fecha de caducidad, yo no marque tu destino... de hecho, puedes cambiar cuantas veces quieras a eso que tu llamas "destino"... Que no te preocupe lo que haras después de "morir", ocúpate por "vivir" y respeta todo aquello que has creado como yo mismo te lo respeto... crees en el bien y el mal, respétalo... crees en la luz y en la oscuridad, respétalas. Respeta cada cosa que hayas creado pero no les temas. Yo soy tu creador, te respeto y admiro, y no por eso me creo con el "derecho" a destruirte. Estoy aquí para guiar tu "transformación", tu "despertar", siempre que tú lo quieras...

Vigila tus pensamientos, no los cuestiones, si crees que contribuyen a tu transformación, experiméntalos... si crees que no suman, cámbialos... tienes esa capacidad y esa responsabilidad. Tus pensamientos son energía creadora, y como toda energía, no se pierden, trascienden eso que tú llamas "muerte"... No pienses en que vas a "morir", piensa en cada momento que estás viviendo. Olvídate de morir porque terminaras creyendo que existe, y tú creas esa realidad. Si realmente quieres vivir... no pierdas tiempo "muriéndote"...

El control... - Tú tienes muchas respuestas, pero hasta que aprendas a dejar de controlarlo todo, no tendrás acceso a ellas...

Aceptar el "afuera" como es. Lo único que tú puedes controlar y cambiar es tu interior. Lo que si debes controlar es el miedo.

Perder el control no significa conformarse, perder el control es dejar que la fuente actúe dentro de ti... Perder el control es "ser", dejar que todo el "afuera" sea como es, porque así es perfecto. Cuando queremos controlarlo, es porque queremos que sea como nosotros creemos que debe ser. Ahí es la mente, y el ego quienes toman el control.

Lo que llamamos "problemas", es perfecto que suceda, lo que no es perfecto es que queramos resolverlo y controlarlo con la mente. Cuando un problema sucede, viene con la solución, pero no es precisamente la que nosotros tenemos o pensamos que tenemos.

Confiar en que todo lo que sucede es perfecto, y dejar el control en manos de la "Fuente", de "Dios", del "Universo", la "Divinidad", de quien sea...Si aceptamos y dejamos de controlar, eso que queremos controlar, cambia. Si esperamos cambiar controlándolo, se hace más grande... Cuando dejamos de controlar algo, quien toma el control es "Dios", el "Alma"...

Cuando tomamos el control de "algo", pensamos que tiene que ser como lo vemos, y eso es una "resistencia". Cada una de esas circunstancias, lo que llamamos "problema", es una enseñanza que trae consigo una solución. Simplemente es "escuchar", "aceptar"...

Aceptar no es conformarse, aceptar es dejar en libertad al Alma, al Espíritu, a la Divinidad, para que ellos si puedan controlarlo. De esta manera, el problema desaparece, se soluciona, y quizás nunca sepamos cómo se resolvió, y eso es correcto. Desaparece de ti porque ya está fuera de tu control.

Muchas veces pensamos que "resistir" y "tomar el control" son cosas distintas, pero en realidad son la misma cosa...Con nuestra mente no solucionamos nada. Por momentos nos parece tener el control de todo, y la solución a todo, pero simplemente tapamos, no arreglamos.

Si dejáramos de ver el "problema", esa circunstancia se resuelve sola. Debemos ocuparnos en "crear" y no en resistir.

Perder el control es lograr la comunicación con nuestro interior, ese es el verdadero control que deberíamos tener.

Al control externo ya lo conocemos, cuando tenemos que decir que si porque si, porque así es mejor, porque yo pienso que debe ser de esta manera. Es como querer controlar una planta o una flor, cuanto más la controlamos menos se expresa, porque la encerramos... Lo mismo pasa con las situaciones.

Diviértete mas, no olvides que aquí estamos un momento nada más. Por más vidas que tengas que volver, esto no se repite, el minuto que paso, la hora que paso... no se repite.

Esta vida que está pasando no se repite. El minuto que paso, la hora que paso no se repite. No pierdas la oportunidad de divertirte. No está de más aprender, lo que esta de mas es acumular conocimiento, lo que aprendemos tenemos que aplicarlo, experimentarlo, sino estaremos haciendo lo mismo que la mente, que acumula información y lo repite como loro.

Todo lo que tenga ver con el espíritu, el aprendizaje espiritual, es para experimentarlo, es para divertirse, para vivirlo, eso no entra a la mente, eso va al "corazón", si se va a la mente, no sirve...