Durante el día de ayer, me quede escuchando a mi corazón cada vez que tenía la oportunidad. Me di cuenta de lo mal que estaba, no por enfermedad, sino por la situación a la que me enfrentaba, claro, como no estar tan alejado de mi corazón si no tenía la certeza de que lado estaba... si mas a la derecha o más a la izquierda... ¡como para escucharlo! Es que vamos tan apurados detrás de "nada", que nos perdemos las cosas más hermosas y simples como ser escuchar, sentir, observar los latidos de nuestro corazón. La coherencia que experimente al colocar mis manos en el, después de un largo proceso de "averiguar" de qué lado estaba, es tal que no se puede explicar con palabras... y solo estuve en la tarea por pocos minutos cada vez (siempre impaciente detrás de NADA)... los que me permití.

Hoy le pregunte a mi alma sobre mis vidas anteriores -"¿Qué quieres saber que no recuerdes?" - me contesto. Quede pensando un instante si de verdad quería saber... porque, a veces, uno prefiere olvidar antes que recordar. Entonces vinieron a mi mente muchos recuerdos de sueños... algunos disparatados, otros recurrentes, sin sentido, y otros tan reales que al despertar dudabas... - "Cada sueño, encierra un mensaje, me comunico a diario contigo mediante símbolos, los símbolos que tu reconoces o que supuestamente deberías reconocer... Podría ser más directa y usar una simbología más simple, pero no la entenderías. Tu mente está acostumbrada a complicarse en dos simples pasos, pero veo que aunque te hable en tu mismo "idioma" no comprendes, sigues dormido" - ¡Otra vez con la dormidera... ¡¿Por qué dices que sigo dormido? ¿Cómo hago para "despertarme" entonces?!

-"Hombre, que poco te conoces, que poca fe tienes en ti mismo... No intentes abrir más los ojos para despertarte porque más se cerrara tu comprensión y tu fe... El despertar pasa por aceptar, por creer en lo que sientes, por sentir más que por ver... lo accesible a los ojos es una simple interpretación de tu complejo sueño". - ¿Cómo puedo, entonces, simplificar...? -"Nada es simple desde una conciencia dormida... y cuantas más cuestiones nos hagamos, mas dudas surgirán.